menuinternoInicio | Números anteriores | Libros

Volver al índice

Correo del Maestro Núm. 166, marzo 2010

Filosofía de la educación y
Prácticas y lógicas en pedagogía,

DE FRANC MORANDI
Miguel Echenique Conti

La colección Grandes temas de educación está compuesta por ocho títulos y se dirige a todos aquellos interesados en el quehacer educativo –maestros, psicólogos, pedagogos, psicopedagogos, estudiantes de estas disciplinas, etc.– ávidos de aprender a enseñar mejor.

En esta ocasión se reseñan dos de ellos: Filosofía de la educación y Prácticas y lógicas en pedagogía, de Franc Morandi; en las próximas entregas se reseñará el resto de los títulos que componen esta colección.

Filosofía de la Educación

El libro Filosofía de la educación, de Franc Morandi, forma parte de la Colección “Grandes temas de educación”1 y comienza con definiciones precisas sobre qué es la educación y cuál el papel de la filosofía en ella:

Si existe una práctica universal, es la educación: ninguna sociedad puede ahorrarse el llevar nuevas generaciones al estado adulto. La filosofía se esfuerza por preguntar el sentido de tal empresa y asegurarle su conciencia. Porque no se educa sólo por educar, sino para realizar una meta: perfeccionar, hacer concordar al hombre con el mundo o con su libertad, desarrollar una naturaleza, construir el progreso colectivo, inventar...

La obra está organizada, después de la Introducción, en tres partes y una Conclusión que nos guían como lectores y ayudan a una mejor comprensión:

 

Primera parte:

El sentido de la educación

La educación es el principio generador de los comportamientos individuales, culturales y sociales, así como de los conocimientos inscritos en cada uno.

La educación, básica actividad humana, está en permanente renovación, permitiendo así el desarrollo de los individuos y, por ende, de las sociedades.

Al decir de Durkheim: “...es el conjunto de las influencias que la naturaleza o los otros hombres pueden ejercer ya sea sobre nuestra inteligencia, ya sea sobre nuestra voluntad”.

missing image file
Portada del libro Filosofía de la educación
 

Nuevamente Durkheim:

La educación es la acción ejercida por las generaciones adultas sobre las que no están maduras para la vida social. Su objetivo es suscitar en el niño un cierto número de est.ados físicos, intelectuales y morales que reclaman de él la sociedad política en su conjunto y el medio ambiente especial al que está particularmente destinado.

El sentido de la educación, fenómeno eminentemente antropológico, es entonces, el de transmitir cultura, el de socializar. “Nada humano se hace, nada humano se hizo jamás sin educación” (Weil).

En esta primera parte encontramos también el papel y la relación de la educación con la ética, la política, la formación del ciudadano y la ciudadanía, con lo antiguo y lo nuevo, y termina con un cuadro sinóptico titulado “Modos de existencia, maneras de pensar y actividad educativa”.

 

Segunda parte:

El movimiento de las ideas educativas

Franc Morandi, el autor del libro, afirma:

El nacimiento de la filosofía está ligado a una disposición de espíritu, a la búsqueda de una formación (¿educación?) del espíritu y de una posible unión con la naturaleza. No se puede ser indiferente a este nacimiento ya que traza los orígenes de nuestras maneras de pensar y organizar la educación. Desde que Platón creó en un gimnasio de Atenas, en el sitio de la Academia, la principal escuela de filosofía de su tiempo, toda empresa que tiene por proyecto el llevar sistemáticamente la educación se convirtió en ‘académica’.

En virtud de lo anterior, en las páginas siguientes de esta Segunda parte encontraremos una síntesis casi cronológica del devenir de las ideas educativas.

Se inicia con el pensamiento griego: los presocráticos, Parménides y “El Poema”; Platón y sus “Diálogos”; los sofistas, que en sus comienzos no designaban un término peyorativo, pues su oficio era el enseñar; Sócrates, cuyo método tiene vigencia hasta nuestros días; Protágoras, quien plantea:

El objetivo de mi enseñanza es el buen consejo acerca de las cosas que le conciernen de modo propio: saber cómo administrar los asuntos de su casa de la mejor manera, y, respecto a los asuntos del Estado, saber cómo obtener el mayor poder, tanto por la acción como por la palabra.

También menciona a los estoicos (los que se reunían con Zenón debajo de un pórtico en Atenas) que para Franc Morandi: “...han dado quizá la expresión más adecuada de ideal de sabiduría como unión racional entre el hombre y el mundo”; y por último: Aristóteles y su notoria influencia en la educación y especialmente en la filosofía de la misma.

A continuación, tomaremos contacto con Rabelais cuya educación, concebida como un itinerario individual, es el pasaje de un tiempo de oscurantismo a un tiempo nuevo. El siguiente pensador con el que nos encontraremos es Montaigne, quien, en una de sus citas más conocidas, sintetiza brillantemente su filosofía de la educación:

Tanto como deseo hacer del niño un hombre hábil y un hombre con conocimientos, también me gustaría que fuéramos cuidadosos en escogerle un conductor que tenga la cabeza bien hecha más que bien llena...

La lista continúa y nos lleva al encuentro de Descartes, Comenio, Rousseau y Kant.

 

Tercera parte:

La situación educativa

En esta parte, el autor presenta puntos de encuentro entre la filosofía y la educación. Es así que tenemos a Augusto Comte, precursor del Positivismo y creador de la “Ley de los tres estados”: el teológico, el metafísico y el positivo, estado último y definitivo de la razón humana. Continuamos con Bachelard, para quien la ciencia se convierte en la razón. El Pragmatismo es el siguiente en aparecer, con sus referentes fundamentales: Dewey, Bergson y James.

A continuación y en relación a la Fenomenología, encontramos referencias y citas de Husserl, Lévinas y Ricoeur.

 

Conclusión

En la parte final del libro, el autor, hace una síntesis del contenido del mismo, expresándolo de la siguiente manera:

Definir el objetivo de la educación, y llegamos así al final de esta obra, es interrogar al hombre y su existencia, los valores y las relaciones que construye con (y por) los demás y con los conocimientos. No se cría ni se instruye sin educar, educar de un vínculo, como el de la paideia que une al individuo con una cultura, una comunidad, vínculo social y político, y une los valores que los representan y le sirven de atadura.

Estamos convencidos que el título es de gran utilidad e interés para todos aquellos vinculados al quehacer educativo: maestros, profesores, psicopedagogos, estudiantes normalistas, etc. Esto es así no sólo por el contenido del libro, producto indudablemente de una seria y profunda investigación, sino además, por la forma en que está presentado dicho contenido. Nos referimos a la organización en la presentación y a la practicidad del formato; en pocas páginas (menos de 200), encontramos información adecuada y suficiente sobre todo lo esencial en lo que a la filosofía de la educación se refiere. Por otra parte, si lo que nos proponemos es profundizar en alguno o algunos de los temas aquí tratados, la extensa y especializada bibliografía utilizada en la elaboración del texto es un referente obligado y suficiente para ese propósito.

Prácticas y lógicas en pedagogía

El libro Prácticas y lógicas en pedagogía constituye otro de los títulos fundamentales de la citada colección.

Estructurado en forma práctica, consta de una Introducción, tres capítulos centrales: “La situación pedagógica”, “La organización pedagógica” y “El trabajo pedagógico”, una Conclusión y, por último, un listado de Notas que constituye a su vez una valiosa y extensa bibliografía de apoyo y consulta para el lector.

Desde del inicio de la obra, el autor nos ubica en la complejidad del tema a tratar y dice:

Lo que puede caracterizar a la actividad pedagógica en nuestras sociedades es una tendencia a una mayor complejidad, a la vez diversidad e incertidumbre, a la que el esquema simplificador profesor-alumnos, clase, no responde más.

La pedagogía funciona a la vez como organización, sistema de enseñanza, acciones instrumentadas y conductas que irrigan las relaciones singulares y sociales con los conocimientos y con las personas. Las coherencias deseadas, objetivos de esta obra, competen a las condiciones de la acción tanto como a los principios que guían su conducta. El proyecto, al que compete la pedagogía, es a la vez una idea y una lógica de realización donde saber y saber hacer interfieren, en el vínculo organizado entre una acción prevista y sus efectos.

missing image file
Portada del libro Prácticas y lógicas en pedagogía.

Al definir “La situación pedagógica” (capítulo 1), se establecen tres dimensiones a tener en cuenta por el profesor para poder enseñar: una práctica compartida (con el otro, el alumno), un oficio (el de enseñar, quehacer docente por excelencia) y otro oficio (el de aprender, que es el terreno propio del alumno). El análisis profundo y perfectamente documentado de esta situación ocupa todo este capítulo.

¿Cómo actúa, cómo no debe actuar, qué hace, qué no hace, el profesor? Como respuesta a estos cuestionamientos: ¿Cómo se espera que responda, qué se espera que haga o que no haga, el alumno? De eso se trata este capítulo y en gran medida todo el libro.

Para mejor entender lo anterior, ejemplifiquemos transcribiendo al autor:

Es en esto que las actividades de comunicación que colocan al alumno no como simple receptor físico sino como lugar de producción de signos y de sentidos, lugar de expresión y de cognición, se convierten en un lugar estratégico para la pedagogía.

Más allá de las interacciones verbales, la comunicación incluye representaciones, esperas, intercambios cognitivos entre las acciones de los docentes y las respuestas de los alumnos...

En el capítulo 2, “La organización pedagógica”, se analiza la introducción en la educación del término objetivo, analizándose qué se entiende por ello y cuál es el papel de los docentes y las instituciones educativos en alcanzarlo. Es en este sentido que el autor afirma que el análisis por objetivos es un elemento organizador, pero no es una manera de enseñar propiamente. Esta idea se reafirma a lo largo del capítulo y transcribiendo a Bloom, destaca:

...es que la mayoría de los alumnos son capaces de realizar aprendizajes de nivel elevado si la enseñanza es adecuada y si se ayuda a los alumnos cuando y donde se encuentran dificultades, si se les da el tiempo suficiente para alcanzar el dominio, y si existen criterios claros de lo que es el dominio.

Dicho de otra manera, la consecución de los objetivos en toda enseñanza debe estar vinculada a las necesidades de los alumnos y no sólo a la o las formas de enseñanza.

Ya en el capítulo 3, “El trabajo pedagógico”, encontramos una referencia a un tema medular en el proceso de enseñanza-aprendizaje: la pedagogía de grupo, entendiendo por ello al trabajo de grupo y al trabajo por grupos.

Trabajar en grupo es también, y funcionalmente, un modo de trabajo del docente. El grupo es un momento de presencia y de acompañamiento. Es el vínculo entre el trabajo del profesor y el de alumno, ese nuevo trabajo de colaboración que anunciaba Piaget, que es el objeto de la pedagogía de grupo. La pedagogía por grupos es la organización de un conjunto por los grupos, y la calificación del trabajo en cada grupo en función de los objetivos y de las necesidades de los alumnos.

Por último y para cerrar, la reseña, queremos invitar a todos los vinculados y/o interesados en los grandes temas de educación que se acerquen a Prácticas y lógicas en pedagogía, donde seguramente encontrarán un libro serio, profundo y perfectamente documentado. Además, y al igual que todos los títulos de la Colección, éste está impreso en tapa dura, con un estético diseño, lo que lo hace, para usar una expresión actual, mucho más amigable. Por todo lo anterior, no dudamos en recomendarlo ampliamente.

Notas

1 Franc Morandi, Filosofia de la educación, Correo del Maestro y La Vasija, México, 2009, 161 pp. (Colección Grandes Temas de Educación).

Reseña de la colección Grandes temas de educación, que incluye los títulos: Filosofía de la educación y Prácticas y lógicas en pedagogía. Correo del Maestro y La Vasija, México, 2009.

Informes: Lada sin costo 01 800 713 4663

www.clublectores.com

Volver al índice