Correo del Maestro Núm. 160, septiembre 2009

El uso didáctico de modelos en la
Educación Matemática Realista:

EJEMPLO DE UNA TRAYECTORIA LONGITUDINAL
SOBRE PORCENTAJE*
Primera parte
Marja van den HeuvelPanhuizen1

El propósito de este artículo es describir cómo, dentro del enfoque holandés de la educación matemática, llamado Educación Matemática Realista (EMR), se utilizan modelos para promover el avance de los estudiantes en la comprensión de las matemáticas. En primer término, se presenta información general sobre las características de la EMR relacionadas con el papel de los modelos en este enfoque. Luego se estudia el uso del modelo de barra dentro de una trayectoria longitudinal sobre porcentaje que se ha diseñado para Matemáticas en contexto, un currículum para la escuela secundaria media en eua. El poder de este modelo es que se desarrolla a la par tanto de la enseñanza como de los estudiantes: de un dibujo que representa un contexto relacionado con porcentaje, a una tira para estimar y razonar y a una herramienta abstracta que apoya el uso del porcentaje como operador. palabras clave: contexto, diseño curricular, educación matemática, modelo, porcentaje, escuela primaria, cambio en los niveles de comprensión.

 

Introducción

La Educación Matemática Realista (emr) es una teoría específica de instrucción para la educación matemática, centrada en dominios (ver Treffers, 1987; De Lange, 1987; Streefland, 1991, Gravemeijer, 1994a; Van den Heuvel-Panhuizen, 1996). Esta teoría es la respuesta holandesa a la necesidad, percibida en todo el mundo, de reformar la enseñanza de las matemáticas. Las raíces de la emr se remontan a comienzos de la década de 1970 cuando Freudenthal y sus colaboradores pusieron sus cimientos en el antiguo iowo,2 el predecesor más temprano del Instituto Freudenthal. Con base en la idea de Freudenthal (1977) de que las matemáticas –si han de tener valor humano– deben guardar relación con la realidad, mantenerse cercanas a los niños y ser relevantes para la sociedad, el uso de contextos realistas se convirtió en una de las características determinantes de este enfoque de la educación matemática. En la emr, los estudiantes deben aprender matemáticas desarrollando y aplicando conceptos y herramientas matemáticas en situaciones de la vida diaria que tengan sentido para ellos.

Por una parte, el adjetivo realista concuerda definitivamente con la forma de ver la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas dentro de la EMR, pero por la otra, este término también puede dar lugar a confusión. En holandés, el verbo zich realisieren significa “imaginar”. En otras palabras, el término realista se refiere más a la intención de ofrecer a los estudiantes situaciones problema que ellos puedan imaginar (ver Van den Brink, 1973; Wijdeveld, 1980), que a la “realidad” o autenticidad de los problemas. Sin embargo, esto último no significa que la relación con la vida real no sea importante. Sólo implica que los contextos no están necesariamente restringidos a situaciones de la vida real. El mundo de fantasía de los cuentos de hadas, e incluso el mundo formal de las matemáticas, son contextos idóneos para problemas, siempre y cuando sean “reales” en la mente de los estudiantes.

Además de este frecuente malentendido acerca del significado de realista, el uso de este adjetivo para definir un enfoque particular de la educación matemática tiene un “defecto” adicional. No refleja otra característica fundamental de la EMR: el uso didáctico de modelos. En este artículo nos centraremos en este aspecto de la EMR.

En la primera parte de este documento en el que expongo mi postura, proporcionaré información general sobre la teoría de la EMR y la función de los modelos dentro de esta teoría. Entre otras cosas, se pondrá especial atención a las dos formas de matematización que caracterizan a la EMR, los distintos niveles de comprensión que es posible distinguir y que tipifican el proceso de aprendizaje, cómo pueden los estudiantes desempeñar un papel activo en el desarrollo de modelos, cómo evolucionan los modelos durante el proceso de enseñanza-aprendizaje y –en consecuencia– cómo promueven y apoyan la elevación de nivel. En la segunda parte de este artículo, se dará un carácter más concreto a esta información general concentrando la atención en el dominio de contenido referente a porcentaje. Se describe cómo el modelo de barra apoya el proceso longitudinal de aprendizaje del porcentaje.

Esta descripción del uso didáctico del modelo de barra se basa en el trabajo de desarrollo que se llevó a cabo en Matemáticas en contexto, un proyecto encaminado a la elaboración de un currículum de matemáticas para la educación media en EMR (Romberg, 1997–1998). El proyecto fue financiado por la National Science Foundation (Fundación Nacional para las Ciencias) y ejecutado por el Centro para la Investigación en Educación de Ciencias Matemáticas (crmse, por sus siglas en inglés) de la Universidad de WisconsinMadison3 y el Instituto Freudenthal de la Universidad de Utrecht. El currículum diseñado refleja el contenido matemático y los métodos de enseñanza sugeridos por los Estándares de Programa de Estudios y Evaluación para las Matemáticas Escolares (nctm, 1989). Esto significa que la filosofía del currículum y su desarrollo se basan en la creencia de que las matemáticas, como cualquier otro cuerpo de conocimientos, son producto de la inventiva humana y las actividades sociales. Esta filosofía tiene mucho en común con la EMR. Freudenthal (1987) pensaba que las estructuras matemáticas no son un conjunto de datos fijos, sino que surgen de la realidad y se expanden continuamente en procesos individuales y colectivos de aprendizaje. En otras palabras, en la EMR los estudiantes son considerados participantes activos en el proceso de enseñanza-aprendizaje que tiene lugar en el contexto social del aula.

No obstante, además de lo anterior, Freudenthal (1991) insistió también en que el proceso de reinvención debe ser guiado. Se debe ofrecer a los estudiantes un ambiente de aprendizaje en el que puedan construir conocimientos matemáticos y tener posibilidades de alcanzar niveles más altos de comprensión. Esto implica que se deben crear escenarios capaces de promover este crecimiento de la comprensión. La creación de un escenario de este tipo para aprender porcentaje fue uno de los objetivos del proyecto Matemáticas en contexto. Dentro de este escenario, el modelo de barra fue la principal herramienta didáctica para facilitar el proceso de aprendizaje de los estudiantes.

La EMR y el uso didáctico de modelos

Las matemáticas como matematización

Uno de los conceptos básicos de la EMR es la idea de Freudenthal (1971) de las matemáticas como una actividad humana. Como se ha señalado, para él las matemáticas no eran el cuerpo de conocimientos matemáticos, sino la actividad de resolver problemas y buscar problemas y, en términos más generales, la actividad de organizar la disciplina a partir de la realidad o de la matemática misma, a lo que llamó matematización (Freudenthal, 1968). En términos muy claros, Freudenthal explicó de qué tratan las matemáticas: “No hay matemáticas sin matematización” (Freudenthal, 1973, p. 134).

Esta interpretación de las matemáticas basada en la actividad tuvo también consecuencias importantes respecto a cómo se conceptualizaba la educación matemática. De un modo más preciso, afectó tanto los objetivos de la educación matemática como los métodos de enseñanza. Según Freudenthal, la mejor forma de aprender matemáticas es haciendo (ibid., 1968, 1971, 1973), y la matematización es la meta central de la educación matemática:

Lo que los seres humanos tienen que aprender no es matemáticas como sistema cerrado, sino como una actividad: el proceso de matematizar la realidad y, de ser posible incluso, el de matematizar las matemáticas (Freudenthal, 1968, p.7).

Si bien en sus primeros escritos Freudenthal se refirió, sin lugar a dudas, a dos clases de matematización, y aun cuando dejó en claro que no se proponía limitar la matematización a una actividad en el nivel más inferior, donde se aplica para organizar las cuestiones no matemáticas de un modo matemático, su atención se centró principalmente en matematizar la realidad en el sentido común y corriente del mundo de “allá afuera”. Se oponía a aislar las matemáticas de situaciones del mundo real y a enseñar una axiomática prefabricada (Freudenthal, 1973).

Dos formas de matematización

Treffers (1978, 1987) colocó las dos formas de matematización bajo una nueva perspectiva, que llevó asimismo a Freudenthal a pensar de otra manera. Treffers formuló la idea de dos formas de matematización en un contexto educacional. Distinguió entre la matematización horizontal y la vertical. En términos generales, el significado de estas dos formas de matematización es el siguiente. En el caso de la matematización horizontal, se presentan herramientas matemáticas y se utilizan para organizar y resolver un problema de la vida diaria. La matematización vertical, por el contrario, representa todo tipo de re-organizaciones y operaciones hechas por los estudiantes dentro del sistema matemático en sí. En su último libro, Freudenthal (1991) adoptó la distinción de Treffers de estas dos formas de matematización, y expresó sus significados así: matematizar horizontalmente significa ir del mundo de la vida al mundo de los símbolos; y matematizar verticalmente significa moverse dentro del mundo de los símbolos. Esto último implica, por ejemplo, crear atajos y descubrir relaciones entre conceptos y estrategias, y hacer uso de estos hallazgos. Sin embargo, Freudenthal hizo hincapié en que las diferencias entre estos dos mundos están lejos de ser claramente definidas, y que, en su opinión, de hecho no se trata de mundos separados. Además, descubrió que las dos formas de matematización son de igual valor, y destacó el hecho de que ambas pueden tener lugar en todos los niveles de la actividad matemática. En otras palabras, incluso en el nivel de las actividades de conteo, por ejemplo, pueden darse ambas formas.

Aunque Freudenthal introdujo ciertos matices importantes en la formulación de las dos formas de matematización, éstos no afectan en lo medular la clasificación de Treffers ni su significación. Más aún, fue mérito de Treffers el haber dejado claro que por su enfoque en esas dos formas de matematización, la EMR se distingue claramente de otras formas de abordar la educación matemática que entonces prevalecían. Según Treffers (1978, 1987, 1991), un enfoque empírico se centra sólo en la matematización horizontal, en tanto que uno estructuralista se limita a la matematización vertical, y en uno mecanicista ambas formas están ausentes. Como lo destacaran Treffers y Goffree (1985), el tipo de matematización en el cual enfocamos la educación matemática tiene consecuencias importantes respecto al papel de los modelos en las diferentes formas de abordar la educación matemática, y también respecto a la clase de modelos que se utilizan.

Niveles diferentes de comprensión

Otra característica de la EMR, estrechamente relacionada con la matematización, es lo que se podría llamar el principio de niveles de la EMR. Los estudiantes pasan por diferentes niveles de comprensión en los que puede tener lugar la matematización: desde idear soluciones informales conectadas con el contexto, hasta alcanzar cierto nivel de esquematización, y finalmente discernir los principios generales que están atrás de un problema y ser capaz de ver todo el panorama. Es fundamental para esta teoría de niveles de aprendizaje –que Freudenthal dedujo de las observaciones e ideas de los Van Hiele (ver, por ejemplo, Freudenthal 1973, 1991)– el hecho de que la actividad de matematizar en un nivel inferior puede ser objeto de indagación en un nivel más alto. Esto significa que las actividades organizadoras que se llevaron a cabo inicialmente de modo informal, más tarde, como resultado de la reflexión, se tornan más formales.

Esta teoría de niveles de aprendizaje se refleja también en la “matematización progresiva” que se considera la característica más general de la EMR, donde los modelos –interpretados en términos generales– se consideran vehículos para promover y apoyar este progreso (Treffers y Goffree, 1985; Treffers, 1987; Gravemeijer, 1994a; Van den HeuvelPanhuizen, 1995, 2002). Se atribuye a los modelos la función de salvar la brecha entre la comprensión informal conectada con la realidad “real” e imaginada, por una parte, y la comprensión de los sistemas formales por otra.

Interpretación de los modelos en términos generales

Dentro de la EMR, los modelos se ven como representaciones de situaciones problema que reflejan necesariamente aspectos fundamentales de conceptos y estructuras matemáticas relevantes para la situación problema, pero que pueden tener diversas manifestaciones. Esto significa que no se toma el término modelo de manera literal. Materiales, bosquejos visuales, situaciones paradigmáticas, esquemas, diagramas e incluso símbolos llegan a servir de modelos (ver Treffers y Goffree, 1985; Treffers 1987, 1991; Gravemeijer 1994a). Por ejemplo, una situación paradigmática que funciona como modelo es la resta repetida. Dentro del eje de aprendizaje de la división larga, este procedimiento –suscitado, por ejemplo, por el tránsito de un gran número de aficionados en autobús (ver Gravemeijer 1982; Treffers, 1991)– al mismo tiempo legitima y proporciona acceso al algoritmo formal de la división larga. Como ejemplo de una forma de notación, cabe mencionar el lenguaje de flechas. La forma inicial de describir los cambios en el número de pasajeros de un autobús termina utilizándose para describir todo tipo de cambios numéricos más adelante (ver Van den Brink, 1984).

Si han de ser idóneos para brindar el apoyo deseado a los procesos de aprendizaje, los modelos tienen que reunir al menos dos características importantes. Por una parte, deben estar arraigados en contextos realistas imaginables y, por la otra, deben ser suficientemente flexibles para aplicarlos también en un nivel más avanzado, o más general. Esto implica que un modelo debe apoyar la progresión en la matematización vertical sin obstruir el camino de regreso a las fuentes que dan origen a una estrategia: esto es similar a la noción vygotskiana de andamiaje (Vygotsky, 1978). En otras palabras, los estudiantes deben tener siempre la posibilidad de volver a un nivel más bajo. Este carácter de doble sentido de los modelos los hace muy poderosos. Otro requisito para que los modelos sean viables es que –en armonía con la visión de la EMR de los alumnos como participantes activos del proceso de enseñanza-aprendizaje– los estudiantes puedan reinventarlos por sí solos. Para que esto se cumpla, los modelos deben “comportarse” de forma natural, evidente por sí misma. Deben ajustarse a las estrategias informales de los estudiantes –como si hubiesen sido inventados por ellos– y ser fácilmente adaptables a situaciones nuevas.

Una mirada más cercana al poder de los modelos como elevadores de nivel

Al llegar al punto de por qué los modelos contribuyen a elevar los niveles, el trabajo de Streefland entra en escena. Hace alrededor de 15 años, Streefland (1985a) dilucidó, en un artículo holandés, cómo los modelos pueden desempeñar la función de tender un puente entre el nivel informal y el formal: pasando de un modelo de a un modelo para. En pocas palabras, esto significa que, al comienzo de un proceso de aprendizaje en particular, se constituye un modelo en relación muy estrecha con la situación problema en cuestión, y que más adelante el modelo, específico respecto del contexto, se generaliza a otras situaciones y llega a ser entonces un modelo factible para organizar situaciones problema afines y nuevas, y para razonar matemáticamente. En esa segunda etapa, las estrategias que se aplican para resolver un problema ya no se relacionan con esa situación específica, sino que reflejan un punto de vista más general. En el cambio mental de “postimagen” a “preimagen”, la conciencia de la situación problema y el aumento en el nivel de comprensión se hacen evidentes.4 El cambio de perspectiva implica tanto discernimiento de la aplicabilidad más amplia del modelo construido, como la reflexión sobre lo que se hizo antes (Streefland, 1985a; ver además 1992, 1993, 1996). Especialmente en los contenidos de fracciones, razón y porcentaje, Streefland enriqueció la didáctica de la educación matemática con modelos que tienen esta cualidad de cambio.

Un primer ejemplo está conectado con su diseño de investigación sobre fracciones en el contexto de una pizzería (Streefland, 1988, 1991). En la trayectoria que este autor diseñó, el proceso de aprendizaje se inicia con el modelo “concreto” de la “distribución de asientos”5 para comparar cantidades de pizza, modelo que se evoca por las tareas diseñadas que se presentan a los estudiantes, y más tarde esquematizado por el “árbol de distribución de asientos” y la tabla de razones, por medio de los cuales se comparan fracciones formales y se efectúan operaciones con fracciones. En este proceso de esquematización y generalización, de nuevo los papeles del diseñador y del profesor son muy importantes. Mediante el diseño de una trayectoria en la que problemas nuevos motivan a los estudiantes a llegar a adaptaciones del modelo “concreto” inicial, y el acento en adaptaciones específicas que los estudiantes idean, se guía el proceso de desarrollo de modelos.

El modelo de barra que se comentará más adelante es un segundo ejemplo. En la tarea de desarrollar la enseñanza de una unidad sobre porcentaje, en la cual este modelo de barra es la columna vertebral del progreso, Leen Streefland y yo trabajamos en estrecha colaboración.

Si bien a Streefland le debemos el concepto de los cambios en los modelos, él no realizó su trabajo aisladamente. Una vez más, no se debe subestimar el papel desempeñado por Freudenthal. La distinción entre los dos significados de “modelo” ya se planteaba en sus escritos de la década de 1970, cuando escribió: “Los modelos de algo son postimágenes de un trozo de realidad dada; los modelos para algo son preimágenes para un trozo de realidad por crear” (Freudenthal, 1975, p. 6).6 En relación con estas dos funciones de los modelos, Freudenthal distinguió también entre “modelos descriptivos” y “modelos normativos” (Freudenthal, 1978). Sin embargo, la diferencia con Streefland es que Freudenthal pensaba en los modelos en un nivel didáctico mucho más general –como modelos para lecciones, planes de estudio, descripciones de objetivos, estrategias de innovación, métodos de interacción y procedimientos de evaluación–, y no en el nivel microdidáctico que Streefland tenía en mente. Al aplicar el pensamiento de Freudenthal dentro de un contexto microdidáctico, Streefland puso al descubierto los mecanismos de elevación de nivel de los modelos y el uso didáctico de este poder. Sin lugar a dudas, su idea de “modelo de” y “modelo para” resultó una revelación para muchos (ver, por ejemplo, Treffers, 1991; Gravemeijer, 1994a, 1994b, 1997, 1999; Van den HeuvelPanhuizen, 1995, 2001; Gravemeijer y Doorman, 1999; Yackel et al., 2001, Van Amerom, 2002). Es una idea simple, inmediatamente reconocible y aplicable, en la que se da entrada didáctica a la esencia de los procesos de aprendizaje, que es la mejora en el nivel de conocimiento. Por esta razón, se ha seguido esta idea al pensar en la didáctica de la educación matemática tanto dentro como fuera de la comunidad de la EMR.

En particular, Gravemeijer (1994a, 1994b, 1997, 1999) desarrolló esta idea. Mostró que el cambio en los modelos también puede relacionarse con el proceso de crecimiento matemático de un modo más general. La distinción entre “modelo de” y “modelo para” lo llevó a dividir el nivel intermedio, ubicado entre el nivel situacional y el nivel formal de resolución de problemas y de comprensión matemática, en un nivel referencial y uno general. Además de esto, Gravemeijer hizo hincapié en la relación entre el uso de modelos y el principio de reinvención de la EMR. En virtud del cambio en el modelo –que establece vínculos entre el nivel formal de las matemáticas y las estrategias informales– el elemento de arriba abajo que caracterizaba el uso de modelos dentro de los enfoques estructuralista y cognitivo de la educación matemática fue capaz de transformarse en un proceso de abajo arriba.

¿Cómo hallar modelos idóneos y actividades que generen modelos?

Aunque el proceso de abajo arriba implica que los modelos son inventados por los estudiantes mismos, se les debe proveer de un ambiente de aprendizaje –el conjunto de problemas, actividades y contextos situados en escenarios y trayectorias, junto con el papel estimulante del docente– para que esto ocurra. Como se señaló, dentro de la EMR se toma la reinvención como una reinvención guiada. Sin embargo, una faceta fundamental de este proceso es que los estudiantes deben sentir que tienen la iniciativa. El surgimiento de modelos y su evolución ulterior deben darse de modo natural.

El requisito señalado impone una gran responsabilidad sobre el desarrollo de materiales educativos. Los diseñadores educativos deben buscar situaciones problema idóneas para la construcción de modelos, las cuales tengan cabida dentro de un escenario o trayectoria que promueva la evolución ulterior del modelo, a fin de permitir que crezca hasta convertirse en un modelo didáctico que abra el camino hacia niveles más altos de comprensión para los estudiantes. Debe quedar claro que esto impone ciertas exigencias a una situación problema de esta índole. Un requisito fundamental es que la situación problema pueda esquematizarse fácilmente. Otra exigencia es que, desde el punto de vista de los estudiantes, exista la necesidad de construir modelos. Este aspecto demanda que el problema incluya actividades que estimulen modelos como, por ejemplo, planear y ejecutar etapas de soluciones, generar explicaciones, identificar semejanzas y diferencias y hacer predicciones. Aunque estos criterios proporcionan una buena indicación de lo que es necesario para conseguir que surja un modelo, lo más importante es que las situaciones problema y las actividades lleven a los estudiantes a identificar estructuras y conceptos matemáticos. Para descubrir cuáles problemas y actividades pueden hacerlo, se necesitan “análisis didácticos fenomenológicos”, como los llamó Freudenthal (1978, 1983), que se centren en cómo pueden manifestarse los conocimientos y conceptos matemáticos a los estudiantes y en cómo constituirlos. Parte de este análisis se lleva a cabo mediante experimentos mentales y deliberación entre colegas –incluidos debates con docentes– donde tanto el conocimiento sobre los estudiantes como las ideas acerca de los conceptos matemáticos deseados funcionan como una preimagen orientadora. No obstante, la parte más importante del análisis se lleva a cabo mientras se trabaja con estudiantes y se analiza su trabajo. De esta forma es posible hallar lo que es importante para constituir el modelo y, por tanto, lo que se debe “poner” en la situación problema para promover el surgimiento de soluciones específicas respecto a la situación, que sea posible esquematizar y que tendrá una perspectiva vertical.

 

* Traducido del inglés por Héctor Escalona en colaboración con Correo del Maestro.

Notas

1 Referencia bibliográfica: artículo de Marja van den HeuvelPanhuizen en Educational Studies in Mathematics, Springer, 2003. Se cuenta con la debida autorización de la autora y de Springer para su traducción al español y su publicación en la revista Correo del Maestro.

2 iowo son las siglas del Instituut Ontwikkeling Wiskunde Onderwijs (Instituto para el Desarrollo de la Educación en Matemáticas).

3 El crmse es el antecesor del Centro Nacional para el Mejoramiento del Aprendizaje y Logro de los Estudiantes en Matemáticas y Ciencias (ncisla, por sus siglas en inglés) de la Universidad de WisconsinMadison.

4 Streefland (1985a, p. 63) lo planteó en holandés como sigue: “In de mentale omslag van nabeeld tot voorbeeld worden bewustwording en niveauverhoging in het leerproces manifest”.

5 La “distribución de asientos” (o “distribución de mesas”) se refiere a cómo se sientan los niños en la pizzería. La distribución de asientos indica cuánta pizza hay en la mesa y cuántos niños están sentados a esa mesa.

6 Ésta es la traducción al español de: “Modellen van iets zijn nabeelden van een stuk gegeven werkelijkheid; modellen voor iets zijn voorbeelden voor een te scheppen stuk werkelijkheid”.